Ochocinco: ¿Razón para preocuparnos?

Written by Martin Morales on 1 septiembre 2011 – 8:22 AM -

¿Habrá razón para empezar a inquietarnos por su pobre inicio?

Cuando el pasado 29 de julio los Patriots de New England anunciaron la llegada de Chad Ochocinco al equipo, una ráfaga de esperanza y entusiasmo se cubrió sobre la nación patriótica. Finalmente el equipo había encontrado al reemplazante del “irremplazable” Randy Moss.

Si había alguien en la liga que pudiera llenar el espacio dejado por el gran Moss, era nada menos que el pintoresco y talentoso jugador Chad Ochocinco, un receptor de excepcionales condiciones quien llegaba feliz al equipo ya que finalmente iba a formar parte de una ofensiva como la que le ofrecía Belichick.

Era una unión de mutua conveniencia, los Patriots obtenían aquella amenaza en el juego profundo y Ochocinco iba a recibir balones de uno de los mejores QB de la historia de la NFL, Tom Brady. “Es bueno estar en el cielo. Se siente realmente bien”, eran las primeras palabras expresadas por Ochocinco a su llegada al Gillette. Un cielo que por lo visto hasta estos días, está lejos de ser el mismo paraíso, pero igualmente, está aún más lejos de ser el purgatorio para Ochocinco.

Sus primeros días

Como era de esperarse, el receptor proveniente de los Bengals de Cincinnati tuvo un comienzo poco perfecto, era obvio que había mucho que aprender y practicar. No solo había que estudiar un libro de jugadas dos veces más grueso que cualquier guía telefónica, sino que había que trabajar en la ejecución y sincronización de las jugadas y aprender las nuevas rutas, todo haciendo uso de un nuevo léxico futbolístico, “aprender el sistema [es lo más duro], provengo de un sistema de números y aquí todo es diferente” explicaba acerca de lo complejo de su aprendizaje, Ochocinco el pasado 9 de agosto.

Una dificultad que fue aliviada por sus compañeros de equipo. Ochocinco ha sido constantemente observado recibiendo instrucciones, no solo de Tom Brady, sino de Deion Branch y Wes Welker. “Probablemente ellos lo han hecho bastante fácil con tanto palabreo [por aprender] en lo que se refiere a señales y otras cosas de la ofensiva que son difíciles de entender. Wes [Welker] y Deion[Branch] han logrado de alguna manera que yo me nivele”, decía un confiado Ochocinco a mediados de agosto.

Lo cierto es que la práctica fue menos benevolente que la teoría. Durante los campos de entrenamiento, Ochocinco no solo demostró en ocasiones su poco conocimiento del sistema, sino hizo gala de una inquietante inconsistencia. Así como en varias oportunidades observamos sus magistrales recepciones, en otras ocasiones fuimos testigos de su inhabilidad para contener el balón hasta el final de la jugada.“Nadie quiere dejar caer los pases, nadie quiere fallar en los bloqueos o lanzar intercepciones pero lo hacemos, aprendemos de eso y esperamos realizar menos de aquellos [errores] el próximo día”, decía Tom Brady a la prensa en defensa de su receptor el pasado 5 de agosto.

La pretemporada

Luego empezaron los juegos de pretemporada y contrario a lo esperado, no fuimos testigos de las grandes jugadas que pensábamos ver del dúo Brady-Ochocinco. Después de un impactante comienzo (TD en el primer cuarto de juego frente a los Buccaneers) las cosas fueron de más a menos para Ochocinco. En sus dos partidos jugados, solo ha logrado 2 recepciones en 8 balones dirigidos a su persona, una cifra que empieza a preocupar sobretodo si consideramos que el receptor estuvo presente en dos partidos (medio tiempo en cada uno) y en un total de 47 snaps (de acuerdo a estadísticas de ESPN), un alto número que dice claramente del deseo de Belichick que su WR estrella se acople al equipo, pero, que por diferentes razones (presión a Brady, mal lectura de la jugada, ruta equivocada, etc. ) solo fue blanco de los lanzamientos de Brady en 8 ocasiones.

¿Razón para alarmarse?

Esta es un pregunta que ha empezado a circular entre algunos medios de prensa y sobretodo entre algunos fans poco optimistas. Un preocupación que no deja de tener validez pero que por su premura, peca de impaciente.

Es bastante sabido que el sistema de los Patriots es complejo, va mucho más allá de correr una buena ruta y receptar el balón, hay tareas por hacer en el camino, bloqueos, lecturas de la posición de la defensa contraria, tendencias, reacción a las jugadas planificadas fallidas, etc. Todo bajo un lenguaje nuevo y rodeado de gente que sabe lo que hace durante el transcurso de la jugada y que puede resultar en una tarea abrumadora para Ochocinco o cualquier otro receptor acostumbrado a otro “lenguaje”.

Quizás lo más atinado es oír lo que tiene que decir el propio Belichick acerca del progreso alcanzado por Ochocinco. . “Absolutamente [ha logrado progresar], sin duda alguna. Ha logrado importantes avances con la ofensiva en el tiempo que ha estado aquí, le hemos lanzado varias veces el balón y todavía hay cosas por hacer. Creo que el lograr “abrirse”, receptar el balón, trabajar en el “timing” con el QB, en el pase y en la coordinación con los otros receptores y demás, el juego aéreo depende bastante de todo eso. Creo que como una unidad, tenemos que hacer mejor trabajo, pero Chad está trabajando arduamente y definitivamente está mejorando” decía el entrenador el martes 30 de agosto a una radio deportiva local.

El mismo Ochocinco, ya más calmado y sin palabras rebuscadas reconoce lo duro del proceso. “En estos momentos, puedo salir y reaccionar tan pronto cuando oigo a Tommy [Brady] anunciar la jugada. Soy bueno, estoy preparado pero aún no me encuentro en esa “zona de confort” donde puedo ser yo mismo, exhalar y decirme ‘juguemos ahora’…No estoy cerca de donde quiero estar” expresó Ochocinco el pasado martes.

Seamos pacientes y optimistas

Al final y como usualmente ocurre, la realidad no va de la mano con los deseos. Para poder ver a Ochocinco en su total plenitud, su gran personalidad y frases clichés que son las delicias de la prensa y del público  no contribuyen en nada, el WR tiene que pagar el precio que exigen los buenos resultados por lo que un brutal aprendizaje teórico y práctico esta siendo necesario.

Dicen que la paciencia tiene su recompensa, y es precisamente lo que debemos hacer, ser pacientes. Pronto debemos ver a Ochocinco cosechando los frutos de sus esfuerzos. Solo es cuestión de tiempo, por lo menos eso es lo que esperamos.


Posted in Conociendo a los Patriotas/ Entrevistas, General, Pretemporada 2011 | No Comments »

Leave a Comment

RSS